Serendipia

El otro día estaba leyendo sobre la serendipia, ese hallazgo accidental y afortunado, imprevisto, casual, ese que se descubre de una manera tan inesperada que parece imposible, pero que al final acaba siendo aquello que incluso puede cambiar la vida. Y cuando leía sobre esto no pude evitar pensar en ti, mis ojos se fijaronSigue leyendo «Serendipia»

Que todo desaparezca, pero que quedes tú

Tienes el nombre del mar y cuando lo pronuncio yo siento el agua en mis labios y la lengua se me llena toda de ti. Cuando escucho tu voz todas las telarañas del mundo desaparecen, te apareces entonces como una visión, como la divinidad hecha mujer y entonces yo entiendo que ya podría desaparecer, queSigue leyendo «Que todo desaparezca, pero que quedes tú»

De océanos y desiertos

A veces soy océano, otras la marea incontrolable, toda el agua se me desborda por los costados y cuando cierro los ojos no deja de llover. Otras solo hay sequía, el sol ha quemado todo a su paso y no soy más que un desierto, soy entonces el lugar más despoblado del mundo y laSigue leyendo «De océanos y desiertos»

Los perros no van al cielo, ellos ya son el cielo.

Perder a un perro es comprender que el amor y la amistad no conoce de nada, da igual el aspecto, el tamaño o la especie, es un sentimiento puro que cuando se siente no hay vuelta atrás. Es saber que Mia aunque esté ya no está, es buscarla en cada rincón esperando ver sus enormesSigue leyendo «Los perros no van al cielo, ellos ya son el cielo.»

Mientras tú estés viva, mi amor, el mundo es un lugar mejor

No importa si es a mi lado o si es a mil millas de distancia, si estás recostada en mi vientre o si estás llenando de fuego Los Ángeles, siendo mar en Nueva York, paseándote en cualquier país como la mujer de mundo que eres o si estás recorriendo con tus yemas mis piernas volviendoSigue leyendo «Mientras tú estés viva, mi amor, el mundo es un lugar mejor»

Como un día de otoño

Soy como un día de otoño, con paisajes inciertos, mis hojas a veces se caen y se secan, aunque mi árbol siempre reverdece. Soy como un día de otoño, mis colores cambian, más de lo que cambia el reloj, a veces la luz me falta y la oscuridad gana, todo se vuelve melancolía. Soy comoSigue leyendo «Como un día de otoño»

Primera y última vez

Nos hemos dicho adiós tantas veces, que hemos descubierto que decir adiós, también es decir te amo, y nadie pronuncia «te amo» mejor que tu boca. Hemos intentado separarnos, y la vida lo ha hecho, pero hemos entendido que somos como líneas perpendiculares, que en algún momento tienen que cruzarse, inevitablemente como la lluvia. ElSigue leyendo «Primera y última vez»

Poesía en la era de Acuario

Que a veces soy más distante que las olas ocultándose en la noche, y soy como el agua y solo desaparezco. Que todavía no logro entender que el mundo solo es como es y me aferro a cambiarlo, y quiero un mundo ideal donde las injusticias se combatan con poesía. Que sufro y lloro pensandoSigue leyendo «Poesía en la era de Acuario»

Masoquismo en bemol

Llevo todos los días revisando el horóscopo, para ver si sus predicciones mejoran mis días, así en esas ando los últimos días que estoy dependiendo de lo incierto, porque hoy en mi vida no hay nada cierto; porque hoy a falta de ganas, prefiero confiarle mi vida a lo que tal vez no existe ySigue leyendo «Masoquismo en bemol»

La poesía siempre va a recordarte. Parte Final.

Hoy te he recordado de nuevo, aunque para ser sincera no he parado de hacerlo, vi tu imagen y mi mente se lleno con todos esos recuerdos, supongo que debí borrar esas fotos hace días, pero, ¿cómo deshacerse de aquello que te tocó el alma en un parpadeo? Y recuerdo tu cuerpo, ese que rimabaSigue leyendo «La poesía siempre va a recordarte. Parte Final.»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos