Serendipia

El otro día estaba leyendo sobre la serendipia, ese hallazgo accidental y afortunado, imprevisto, casual, ese que se descubre de una manera tan inesperada que parece imposible, pero que al final acaba siendo aquello que incluso puede cambiar la vida. Y cuando leía sobre esto no pude evitar pensar en ti, mis ojos se fijaronSigue leyendo “Serendipia”

Que todo desaparezca, pero que quedes tú

Tienes el nombre del mar y cuando lo pronuncio yo siento el agua en mis labios y la lengua se me llena toda de ti. Cuando escucho tu voz todas las telarañas del mundo desaparecen, te apareces entonces como una visión, como la divinidad hecha mujer y entonces yo entiendo que ya podría desaparecer, queSigue leyendo “Que todo desaparezca, pero que quedes tú”

El mundo no pero tú sí

Cuando Dios creó al mundo estaba de mal humor, eso ya lo sabemos. Pero después te creó a ti; con tus ojos azules y tu cabello de fuego, con tu cuerpo divino y tu sonrisa estridente. Con tu piel blanca y luminosa, con las sendas de amor tatuadas en tu ombligo. Con tus brazos queSigue leyendo “El mundo no pero tú sí”

La muerte es un acto poético

¿Por qué nos morimos? Me estaba preguntando el otro día, uno de esos días donde las preguntas sin respuesta se aparecen como fantasmas y te sujetan aunque tú no las veas, pero sientes un escalofrío que te recorre toda la médula y lo sientes también en el alma. Entonces pensé y pensé, intentando encontrar laSigue leyendo “La muerte es un acto poético”

El mundo no/Cuando Dios creó al mundo estaba de mal humor

Creo que un día Dios creó al mundo porque estaba de mal humor, se despertó después de una borrachera de tres días, tenía la ropa llena de vomito y la cara manchada, tomó un vaso de agua, tenía demasiada sed y entonces después se bebió dos más. Estuvo pensando un gran rato, estaba aburrido ySigue leyendo “El mundo no/Cuando Dios creó al mundo estaba de mal humor”

Tú me dedicabas canciones y yo te las convertía en poemas.

Tenemos recuerdos para llenar las penas, dijiste; hay tanto de ti y de mí que podríamos darle tres vueltas a la luna y regresar para después dar una vuelta más. Yo te pregunté; ¿qué se hace entonces con tantos recuerdos? Tú sonreíste como intentando decírmelo todo con los ojos, pero es que yo cuando losSigue leyendo “Tú me dedicabas canciones y yo te las convertía en poemas.”

Masoquismo en bemol

Llevo todos los días revisando el horóscopo, para ver si sus predicciones mejoran mis días, así en esas ando los últimos días que estoy dependiendo de lo incierto, porque hoy en mi vida no hay nada cierto; porque hoy a falta de ganas, prefiero confiarle mi vida a lo que tal vez no existe ySigue leyendo “Masoquismo en bemol”

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora