Quisiera escribir hasta curarme

Quisiera escribir hasta curarme, hasta que lo único que me dolieran fueran las manos por tanto escribir. Que los miedos se esfumaran con los puntos, que las lágrimas se quemaran con papel. Escribir hasta removerme la herida, que lo que a veces me escuece se convierta en alas y deje al fin de arder. EscribirSigue leyendo «Quisiera escribir hasta curarme»

¿Cómo se comunican las aves?

Hay muchas preguntas que constantemente me taladrean la cabeza y pienso y pienso y pienso, intentando que la respuesta se me presenté como una visión. ¿Cómo se quiebra lo que ya está roto? ¿Cómo se rompe lo que siempre está a punto de quebrarse? ¿A dónde se va el miedo cuando ya no cabe enSigue leyendo «¿Cómo se comunican las aves?»

Serendipia

El otro día estaba leyendo sobre la serendipia, ese hallazgo accidental y afortunado, imprevisto, casual, ese que se descubre de una manera tan inesperada que parece imposible, pero que al final acaba siendo aquello que incluso puede cambiar la vida. Y cuando leía sobre esto no pude evitar pensar en ti, mis ojos se fijaronSigue leyendo «Serendipia»

De océanos y desiertos

A veces soy océano, otras la marea incontrolable, toda el agua se me desborda por los costados y cuando cierro los ojos no deja de llover. Otras solo hay sequía, el sol ha quemado todo a su paso y no soy más que un desierto, soy entonces el lugar más despoblado del mundo y laSigue leyendo «De océanos y desiertos»

Eres todas las mujeres

Quiero escribirte un poema, uno que empiece por tus ojos de mar, que hable de ellos y el océano que tienen dentro, que quien lea ese poema pueda verlos y saber porque hay tantos poemas que hablan de ellos, que lo comprenda al fin. Escribir de tu cabello también, ya lo he hecho mil veces,Sigue leyendo «Eres todas las mujeres»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar