Serendipia

El otro día estaba leyendo sobre la serendipia, ese hallazgo accidental y afortunado, imprevisto, casual, ese que se descubre de una manera tan inesperada que parece imposible, pero que al final acaba siendo aquello que incluso puede cambiar la vida. Y cuando leía sobre esto no pude evitar pensar en ti, mis ojos se fijaronSigue leyendo “Serendipia”

El mundo no/Cuando Dios creó al mundo estaba de mal humor

Creo que un día Dios creó al mundo porque estaba de mal humor, se despertó después de una borrachera de tres días, tenía la ropa llena de vomito y la cara manchada, tomó un vaso de agua, tenía demasiada sed y entonces después se bebió dos más. Estuvo pensando un gran rato, estaba aburrido ySigue leyendo “El mundo no/Cuando Dios creó al mundo estaba de mal humor”

La poesía siempre va a recordarte. Parte Final.

Hoy te he recordado de nuevo, aunque para ser sincera no he parado de hacerlo, vi tu imagen y mi mente se lleno con todos esos recuerdos, supongo que debí borrar esas fotos hace días, pero, ¿cómo deshacerse de aquello que te tocó el alma en un parpadeo? Y recuerdo tu cuerpo, ese que rimabaSigue leyendo “La poesía siempre va a recordarte. Parte Final.”

Convirtiendo lo roto en poesía

Escribir es como encontrar esa pieza que te hacía falta; esa que te hace encontrarle sentido a la vida, esa que a veces pierdes y que solo escribiendo puedes volver a encontrar. Es como sumergirte una y otra vez dentro de ti, a veces ahí adentro está todo en penumbra, la obscuridad es la dueñaSigue leyendo “Convirtiendo lo roto en poesía”

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora