Obedece

No cuestiones, créete siempre la versión oficial, esa que ellos quieren que sepas, no dudes, esa es la verdad. Tú sigue subiendo tus fotos a tu red social, no dejes nunca tu celular, una foto diferente para cada día, más likes cada vez, aunque cuando se te pasa el efecto, necesitas más. Agacha la cabeza,Sigue leyendo «Obedece»

Serendipia

El otro día estaba leyendo sobre la serendipia, ese hallazgo accidental y afortunado, imprevisto, casual, ese que se descubre de una manera tan inesperada que parece imposible, pero que al final acaba siendo aquello que incluso puede cambiar la vida. Y cuando leía sobre esto no pude evitar pensar en ti, mis ojos se fijaronSigue leyendo «Serendipia»

Que todo desaparezca, pero que quedes tú

Tienes el nombre del mar y cuando lo pronuncio yo siento el agua en mis labios y la lengua se me llena toda de ti. Cuando escucho tu voz todas las telarañas del mundo desaparecen, te apareces entonces como una visión, como la divinidad hecha mujer y entonces yo entiendo que ya podría desaparecer, queSigue leyendo «Que todo desaparezca, pero que quedes tú»

De océanos y desiertos

A veces soy océano, otras la marea incontrolable, toda el agua se me desborda por los costados y cuando cierro los ojos no deja de llover. Otras solo hay sequía, el sol ha quemado todo a su paso y no soy más que un desierto, soy entonces el lugar más despoblado del mundo y laSigue leyendo «De océanos y desiertos»

De los volcanes y las llamas

Hacer el amor contigo es ver volcanes; sentir el temblor en cada parte minúscula de la piel que me conforma, es ser llamas y que el fuego encuentre su lugar. Tú estás toda hecha de volcanes; esos que se ven en el azul de tus pupilas, que, aunque el agua y el fuego sean opuestos,Sigue leyendo «De los volcanes y las llamas»

Zona de guerra

Tengo tu cuerpo grabado en cada pestaña, en esas que se caen y en las que están por salir; a veces se convierten en miles de lagrimas y otras son destellos que iluminan la madrugada. Y repaso tu cuerpo, lo repaso con la yema de mis dedos y éstas se transforman en ti, se vuelven azules y mi cuerpoSigue leyendo «Zona de guerra»

Tú me dedicabas canciones y yo te las convertía en poemas.

Tenemos recuerdos para llenar las penas, dijiste; hay tanto de ti y de mí que podríamos darle tres vueltas a la luna y regresar para después dar una vuelta más. Yo te pregunté; ¿qué se hace entonces con tantos recuerdos? Tú sonreíste como intentando decírmelo todo con los ojos, pero es que yo cuando losSigue leyendo «Tú me dedicabas canciones y yo te las convertía en poemas.»

Como un día de otoño

Soy como un día de otoño, con paisajes inciertos, mis hojas a veces se caen y se secan, aunque mi árbol siempre reverdece. Soy como un día de otoño, mis colores cambian, más de lo que cambia el reloj, a veces la luz me falta y la oscuridad gana, todo se vuelve melancolía. Soy comoSigue leyendo «Como un día de otoño»

Te Nostalgio

Extrañar cuando hablo de ti no es apropiado, como puedo siquiera extrañarte si estás en mi como mi propia carne, como mi sangre, como mi piel, como aquello que se lleva muy dentro en el lado izquierdo del alma. No hay palabras para definir lo que se siente tu ausencia, cuando estamos y no, cuandoSigue leyendo «Te Nostalgio»

Poesía en la era de Acuario

Que a veces soy más distante que las olas ocultándose en la noche, y soy como el agua y solo desaparezco. Que todavía no logro entender que el mundo solo es como es y me aferro a cambiarlo, y quiero un mundo ideal donde las injusticias se combatan con poesía. Que sufro y lloro pensandoSigue leyendo «Poesía en la era de Acuario»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos