Quisiera escribir hasta curarme

Quisiera escribir hasta curarme, hasta que lo único que me dolieran fueran las manos por tanto escribir. Que los miedos se esfumaran con los puntos, que las lágrimas se quemaran con papel. Escribir hasta removerme la herida, que lo que a veces me escuece se convierta en alas y deje al fin de arder. EscribirSigue leyendo «Quisiera escribir hasta curarme»

Los Perros

Los perros un día empezaron a hablar. Fue de pronto, como si se hubieran cansado de guardar su secreto y un día decidieron confesarlo todo al fin; dijeron los nombres de sus dueños y los de la calle pidieron de comer. Las cosas entonces se salieron den control, algunas personas se volvieron locas, no podíanSigue leyendo «Los Perros»

El diablo era el algoritmo

Haxley era la aplicación del momento, una inteligencia artificial en la que podías hacer una amistad o incluso tener una pareja. Por supuesto que se iba a volver popular; los últimos tres años las relaciones sociales habían escaseado, la pandemia del ronavirus y las restricciones impuestas a nivel mundial habían cambiado la vida por completo.Sigue leyendo «El diablo era el algoritmo»

¿Cómo se comunican las aves?

Hay muchas preguntas que constantemente me taladrean la cabeza y pienso y pienso y pienso, intentando que la respuesta se me presenté como una visión. ¿Cómo se quiebra lo que ya está roto? ¿Cómo se rompe lo que siempre está a punto de quebrarse? ¿A dónde se va el miedo cuando ya no cabe enSigue leyendo «¿Cómo se comunican las aves?»

LA GEOINGENIERÍA ERA UN URÓBORO / CICLO SIN FIN

La geoingeniería había sobrepasado los límites. Había ocurrido lo que suele ocurrir con casi cualquier cosa que el ser humano había creado, pronto se había perdido el control. Como si las cosas creadas de pronto cobraran vida propia. Entonces pronto las lluvias se habían vuelto tormentas imparables, después huracanes y tornados. En los lugares dondeSigue leyendo «LA GEOINGENIERÍA ERA UN URÓBORO / CICLO SIN FIN»

Serendipia

El otro día estaba leyendo sobre la serendipia, ese hallazgo accidental y afortunado, imprevisto, casual, ese que se descubre de una manera tan inesperada que parece imposible, pero que al final acaba siendo aquello que incluso puede cambiar la vida. Y cuando leía sobre esto no pude evitar pensar en ti, mis ojos se fijaronSigue leyendo «Serendipia»

Que todo desaparezca, pero que quedes tú

Tienes el nombre del mar y cuando lo pronuncio yo siento el agua en mis labios y la lengua se me llena toda de ti. Cuando escucho tu voz todas las telarañas del mundo desaparecen, te apareces entonces como una visión, como la divinidad hecha mujer y entonces yo entiendo que ya podría desaparecer, queSigue leyendo «Que todo desaparezca, pero que quedes tú»

De océanos y desiertos

A veces soy océano, otras la marea incontrolable, toda el agua se me desborda por los costados y cuando cierro los ojos no deja de llover. Otras solo hay sequía, el sol ha quemado todo a su paso y no soy más que un desierto, soy entonces el lugar más despoblado del mundo y laSigue leyendo «De océanos y desiertos»

Zona de guerra

Tengo tu cuerpo grabado en cada pestaña, en esas que se caen y en las que están por salir; a veces se convierten en miles de lagrimas y otras son destellos que iluminan la madrugada. Y repaso tu cuerpo, lo repaso con la yema de mis dedos y éstas se transforman en ti, se vuelven azules y mi cuerpoSigue leyendo «Zona de guerra»

La poesía no nos ha olvidado

La poesía no nos ha olvidado, nos recuerda a la perfección; ella sabe que renació en mí el día que te toqué por primera vez, sabe también de todas esas idas y vueltas tuyas y mías, tiene grabado aquel febrero en el lugar izquierdo del pecho, recuerda también las canciones que rimaban con tus ojosSigue leyendo «La poesía no nos ha olvidado»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar