Averías

Margareth iba camino al trabajo cuando vio aquella extraña autopista, llevaba los últimos tres años pasando por ahí cada día y podía jurar que nunca antes la había visto. Dio vuelta en el auto introduciéndose en ella, todo le parecía tan extraño, las cosas se veían exactamente igual, pero a Margareth le parecía que estabaSigue leyendo «Averías»

El mundo no pero tú sí

Cuando Dios creó al mundo estaba de mal humor, eso ya lo sabemos. Pero después te creó a ti; con tus ojos azules y tu cabello de fuego, con tu cuerpo divino y tu sonrisa estridente. Con tu piel blanca y luminosa, con las sendas de amor tatuadas en tu ombligo. Con tus brazos queSigue leyendo «El mundo no pero tú sí»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar