De océanos y desiertos

A veces soy océano, otras la marea incontrolable, toda el agua se me desborda por los costados y cuando cierro los ojos no deja de llover.

Otras solo hay sequía, el sol ha quemado todo a su paso y no soy más que un desierto, soy entonces el lugar más despoblado del mundo y la soledad se impregna en cada rincón.

El amor no me basta, el miedo es inmenso y mis alas solo quieren correr.

A veces soy océano, el mar grita en mis pestañas y cuando cierro los ojos, no deja de llover.

A veces soy desierto y la vida se me seca, la arena se me escapa por las manos y cuando cierro los puños me olvido de volar.

A veces lo soy todo, las palabras no me alcanzan y en la risa se me asoma el mundo. Otras mas soy nada, ya no existo más, cierros los ojos y entonces de nuevo y sin parar, no deja de llover.

Publicado por angieprainbow

Convierto lo roto en poesía. Un día escribí y ahora ya no puedo dejar de hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: