El mundo no pero tú sí

Cuando Dios creó al mundo estaba de mal humor,

eso ya lo sabemos.

Pero después te creó a ti;

con tus ojos azules y tu cabello de fuego,

con tu cuerpo divino y tu sonrisa estridente.

Con tu piel blanca y luminosa,

con las sendas de amor tatuadas en tu ombligo.

Con tus brazos que son abrigos,

con tus manos que me señalan y enseñan caminos,

con tu ser absoluto y lleno de certezas.

Con tu sexo y tu fuego,

con tu alma que se parece mucho a una puesta de sol.

Con todo eso que te hace existir,

cada gota que te forma,

cada llama que es parte de ti.

Sí, cuando Dios creo el mundo estaba de malas.

Pero cuando te creó a ti, mi amor,

agotó todos sus recursos,

su mejor creación al fin fue hecha

y a Dios hasta el mal humor se le quitó.

Publicado por angieprainbow

Convierto lo roto en poesía. Un día escribí y ahora ya no puedo dejar de hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: