Poesía en la era de Acuario

Que a veces soy más distante que las olas ocultándose en la noche, y soy como el agua y solo desaparezco.

Que todavía no logro entender que el mundo solo es como es y me aferro a cambiarlo, y quiero un mundo ideal donde las injusticias se combatan con poesía. Que sufro y lloro pensando en esos que tienen vacías hasta las manos y trato de arreglarlo escribiendo por ellos y que al final termino llorando aún más porque descubro que eso no arregla nada.

Que soy como un gato que relame sus heridas a solas sin que nadie lo vea y prefiere la soledad la mayoría de las veces, y a veces se ensimisma tanto que salir a la superficie le cuesta más de cinco arañazos y treinta versos que casi nunca riman.

Que prefiero la libertad, aunque ella a veces no me prefiere a mí y termino hundiéndome en el suelo; dependo hasta de lo que no quiero, mis alas no vuelan y se hartan y se caen, entonces mi segundo nombre es la contradicción; la libertad huye de mí y yo solo la veo a lo lejos.

Que constantemente dejo todo para después y el mañana nunca llega tampoco, y digo que prefiero vivir solo por un día, pero el día acaba antes de que mi cabeza entienda que ya se acabó.

Que llevo la sensibilidad en la piel y cualquiera que pueda tocarla puede sentirla, y entonces yo la oculto en lo más hondo porque a veces no es bueno sentir tanto e ir demostrándoselo al mundo. Pero el problema es que ella siempre encuentra la manera de salir; casi siempre se convierte en letras y tengo que aprender a dejarla ser.

Que a veces olvido que para que sane hay que dejar que primero duela, pero aquella cicatriz en la pierna me lo recuerda riendo constantemente, y entonces me vuelvo una con mis lágrimas y la melancolía se vuelve mi mejor amiga, me canta una canción de cuna que me hace llorar aún más.

Que ya he entendido que el pasado ya pasó, pero a veces aparecen los fantasmas en mis ojos y recuerdo todo aquello que creí que ya había superado y todo eso me quema y yo el ardor no lo soporto. Mis ojos entonces se vuelven enero y mayo y de nuevo solo saben llorar sin parar.

Que ya sé que lo que busco afuera en realidad está dentro y sé que lo he encontrado, a veces lo riego y florece como el sol y entiendo de qué se trata la vida, pero sé también que no siempre se puede estar floreciendo, entonces a veces la tierra me nubla la mente y me pierdo de nuevo.

Que escribo y escribo y escribo porque si no lo hiciera probablemente hace mucho ya me hubiera ahogado. Las letras me han enseñado a nadar y a ir junto con la marea, aunque a veces el mar es tan grande que me brota por las pestañas.

Que cuando creo que ya he entendido la vida, ésta se ríe a carcajadas y se sacude por completo, me baja de la nube y con una patada me hace caer de nuevo; al final entonces recuerdo que estoy rota y que eso tan solo significa que estoy viviendo. 

Publicado por angieprainbow

Convierto lo roto en poesía. Un día escribí y ahora ya no puedo dejar de hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: